1166

Id:1166

La Magdalena ( Vanitas)
Herrera y Velarde, Francisco de
Fecha: 1640-1670
Download

-12.039321
-77.036133
-12.039321
-77.036133

La Magdalena ( Vanitas)
Herrera y Velarde, Francisco de
1640-1670
Nació en Extremadura, España y se trasladó a Potosí hacia la mitad del siglo XVII. Discípulo de Zurbarán, su obra se caracteriza por el uso enfático del claroscuro. FUENTE: http://www.unilat.org/virtualemuseum/datas/expositions/anges/etudes/4Es.htm
No
01 Óleo sobre tela
GISBERT, Teresa. El paraíso de los pájaros parlantes: la imagen del otro en la cultura andina. La Paz: Plural; Universidad Nuestra Señora de La Paz, 1999.

Colección Ugarte Eléspuru
Peru
Lima
Peru
Lima
Local

Santos
Santas
Santas mujeres Iglesia Primitiva
Magdalena
N/A


Flores
Joyas
Interior
Mujer
Contemplación
Terrestre / Interior casa-habitación
Historia Sagrada bíblica y apócrifa
Sin donante
Ninguna
Invención/representación
Cáliz
Collar
Copa
Cráneo
Florero
Flores
Joyas
Mesa
Perla
Edad: adulto
Escena: compuesta
Género femenino
Personaje individual
Personajes: Profanos


La cultura barroca es gestual. El gesto complementaba la comunicación visual con gestos de oralidad, de modo que las pinturas “hablaban”. La siguiente información trata de reconstruir la cultura gestual quirológica y quironómica a partir de los tratados y de las frecuencias gestuales en la pintura colonial.

2587 anonimo hombre sanchez navarro s.xviii mx copia 00 Objetos en las manos
0862 anonimo sor ana mar%c3%83%c2%ada de san francisco y neve xviii mx copia 01 Posición: de Pie
N/A
N/A
N/A
María Magdalena
N/A
N/A
N/A
No

Muy pronto la tradición reunió en la persona de María Magdalena tres mujeres que eran nombradas en los Evangelios y que habían acompañado a Jesús en momentos distintos de su vida. En primer lugar, la pecadora anónima que, durante la comida en la casa de Simón el fariseo, inunda de perfumes los pies del señor y después los enjuaga con sus cabellos (Lc, 7, 36-50). En segundo lugar, María de Betania, hermana de Marta y de Lázaro, que recibe a Jesús en su casa y obtiene la resurrección de su hermano. En tercer lugar, María Magdalena curada por Jesús de los demonios que la atormentaban, presente durante la Crucifixión y el Entierro. Al final de la Edad Media y en la época moderna, los teólogos discutieron largamente para saber si en la Magdalena habían tres mujeres o una sola, pero la tradición siguió siendo más fuerte. En lugar de separarla, se le añadió incluso a veces ciertas tradiciones relativas a una cuarta: María Egipciana. Después de la Ascensión de Cristo, con Marta y Lázaro, María Magdalena habría llegado a Provenza, donde los tres habrían convertido a la fe cristiana a multitud de gentes. Después se habrían retirado del mundo para hacer penitencia, en la gruta de Santo Bálsamo, donde vive treinta años. Muere en Aix- en Provence donde los ángeles la han llevado a fin de que recibiera la última comunión. Más tarde sus reliquias se habrían trasladado a Borgoña. Esta historia de María Magdalena no tiene ningún fundamento bíblico ni histórico. Parece que lo forjaron en el siglo XI los monjes de Vézela para explicar y autentificar la presencia de sus reliquias en su iglesia. En la tradición cristina, María Magdalena es efectivamente y ante todo la imagen ejemplar de la pecadora arrepentida y santificada. A esto se debe que sea la patrona de las prostitutas. La Contrarreforma contribuyo a difundir aun más su culto, convirtiendo a María Magdalena en la personificación del sacramento de la penitencia.

Atras Edit Delete