12268

Id:12268

Thomas Dongan
Wollaston, John
Fecha: 1749
Download

42.366662
-71.048584
42.366662
-71.048584

Thomas Dongan
Wollaston, John
1742 - 1775
1710-1775 John Wollaston, activo entre 1742 y 1775, nació en Londres, hijo de retratista John Wollaston (c. 1672-1749). Su primer retrato firmemente documentado fue de evangelista George Whitefield (1742, grabado por Juan Faber). Parte de su formación fue con "un pintor cortinas notable en Londres", según Charles Willson Peale (carta a Rembrandt Peale 28 de octubre de 1812). Este fue, sin duda, Joseph van Aken (c. 1.699 a 1749), quien completó las cortinas para retratos por varios retratistas de Londres, incluyendo Thomas Hudson y Allan Ramsay. En 1749 Wollaston fue a la ciudad de Nueva York, donde dio a conocer estilos de moda de Londres. Wollaston permaneció en las colonias durante dieciocho años. Su estilo del retrato aparece ricas telas, poses elegantes y caras sonrientes con los labios hacia arriba y los ojos ovalados. Pintó casi cincuenta retratos de Nueva York de los comerciantes y terratenientes, y las imágenes son muy similares a la obra de pintores ingleses en pose, atributos, el color y el uso del paisaje. Su trabajo fue elogiado en la poesía publicada en el Boletín de Maryland en 1753 y en The American Magazine y mensual Crónica de las colonias británicas.
No
01 Óleo sobre tela
www.mfa.org/catalogues

Museum of Fine Arts of Boston
United States
Boston
United States
Boston
Local

Retrato
Retrato masculino
Europeos y criollos
Laicos
Mano al pecho

Wollaston arrived in New York from England in 1749 and became the city’s only professional artist, recording almost all the town’s wealthy and prominent families. Three years later, he left for Philadelphia. Like many colonial portrait painters, he change

Blanco y negro
Cortinaje
Hombre
Manos
Retrato
Sombrero
Telar
Sin definir
Retrato secular y religioso
Sin donante
Ninguna
Imagen al natural
Cortinas
Mano
Manos
Sombrero
Telas
Edad: adulto
Escena: simple
Género masculino
Personaje individual
Personajes: Profanos


La cultura barroca es gestual. El gesto complementaba la comunicación visual con gestos de oralidad, de modo que las pinturas “hablaban”. La siguiente información trata de reconstruir la cultura gestual quirológica y quironómica a partir de los tratados y de las frecuencias gestuales en la pintura colonial.

0862 anonimo sor ana mar%c3%83%c2%ada de san francisco y neve xviii mx copia 01 Posición: de Pie
3093 anonimo personaje anonimo xvii mx 00 Imagen sin relato quiro-lógico/nómico
N/A
N/A
N/A

Atras Edit Delete