17299

Id:17299

Catalina de Siena
Vásquez de Arce y Ceballos, Gregorio
Fecha: 1600-1699
Download

4.707828
-74.069824
4.718778
-74.069824

Catalina de Siena
Vásquez de Arce y Ceballos, Gregorio
1657-1710
(1638-1711) Pintor del siglo XVII, nace en Bogotá y estudia en el colegio jesuita ‘San Bartolomé’ y luego en el ‘Gaspar Núñez’ con los dominicanos. Inició sus lecciones de pintura en el taller de los Figueroa hasta 1658. Su primera obra firmada data de 1657 y tuvo una producción muy activa de temáticas religiosas, las cuales se encuentran en museos e iglesias en Colombia, hasta 1710, cuando enloqueció. En 1701 fue apresado y gran parte de sus obras, 42 encargadas para la Capilla del Sagrario de Bogotá, las termina en la cárcel. Cuando sale se encuentra en gran miseria, enloquece y en 1711 muere. FUENTE: Arte Colonial: Catalogo de artistas coloniales.
No
01 Óleo sobre tela
PIZANO, Roberto. Fernando Restrepo. Gregorio Vásquez de Arce y Cevallos. Bogotá: editorial Siglo dieciséis, 1986

Catedral de Bogotá
Colombia
Bogotá
Colombia
Bogotá
Local

Santos
Santas
Santas mujeres
Catalina de Siena
N/A

54
p

Cráneo
Cruz
Dominicos
Flores
Libro(s)
Monja
Monjas
Mujer
Mujeres
Santa
Santas
Sin definir - Claroscuro
Historia de vida de santos
Sin donante
Ninguna
Martirologio, santoral/Flos sanctorum
Aureola de luz Descanso
Biblia
Corona de espinas
Cráneo
Crucifijo
Flores
Habito eclesiástico
Libro
Lirio
Manto negro
Nimbo de luz
Tunica Blanca
Edad: adulto
Escena: compuesta
Género femenino
Personaje individual
Personajes: Sagrados


La cultura barroca es gestual. El gesto complementaba la comunicación visual con gestos de oralidad, de modo que las pinturas “hablaban”. La siguiente información trata de reconstruir la cultura gestual quirológica y quironómica a partir de los tratados y de las frecuencias gestuales en la pintura colonial.

2587 anonimo hombre sanchez navarro s.xviii mx copia 00 Objetos en las manos
N/A
N/A
N/A
Catalina de Siena
1380-01-01
N/A
1461-01-01
No

Nace en Siena hacia 1347, siendo la vigésimo quinta hija de un tintorero que se llamaba Jacopo Benincasa. Su vida tiene todos los elementos tradicionales de las santas monjas medievales y barrocas: Desde su infancia Catalina empezó a tener visiones y a practicar austeridades extremas. A los siete años hace voto de virginidad; su madre quería casarla, a lo que se opone rasurándose la cabeza. Después de tres años de visitas celestiales y una conversación familiar con cristo, experimentó la experiencia mística conocida como las "bodas místicas", probablemente durante el carnaval de 1366. Antes de entrar al convento, atendió a los enfermos, especialmente aquellos infectados de peste, a servir a los pobres y trabajar por la conversión de los pecadores. A los 17 años entra en la tercera orden de santo Domingo, a pesar de la oposición familiar. En el convento llevó una vida ascética, que se caracterizó por su frágil salud. Profesaba una devoción particular a santa Inés de Montepulciano, tanto, que según la leyenda, cuando Catalina visitó la tumba de santa Inés, y se inclinaba ante el cuerpo de la santa para besarle el pie, ésta la levantó hasta la altura de sus labios. Según la leyenda, en sus trances recibió la misión de involucrarse en los asuntos mundanos, especialmente en intervenir en asuntos políticos de su época, principalmente contribuyó a llevar al papa Gregorio XI a Roma, desde Aviñón. En 1375, recibió los estigmas, marcas que no aparecieron exteriormente en su cuerpo mientras vivió, según la tradición. Autora de diversos textos en tocano, sobresale "Diálogo" o "Tratado de la Divina Providencia". Murió en Roma en 1380 y fue canonizada en 1461. Su cuerpo reposa bajo el altar mayor de la iglesia dominica de Santa María sopra Minerva, cerca de Fra Angélico. Pero su cabeza fue reclamada por Siena, su ciudad natal.

Atras Edit Delete