2138

Id:2138

El cofre del tesoro de los hombres: las indulgencias
01 Anónimo,
Fecha: 1700-1799
Download

18.879001
-97.730255
18.879001
-97.730255

El cofre del tesoro de los hombres: las indulgencias
01 Anónimo,
Autoría desconocida.
No
01 Óleo sobre tela
GUTIÉRREZ HACES, Juana. Pintura de los reinos: identidades compartidas: territorios del mundo hispánico, siglos XVI-XVIII, tomo 4. México: Banamex, 2009.

Antiguo Convento de San Francisco
Mexico
Tecamachalco
Mexico
Tecamachalco
Mexicana

Alegorías y Emblemas
Alegorías Eucarísticas
N/A
N/A
N/A


Bien/mal
Infierno
De rodillas
Desnudo
Paraíso
Altar
Celeste / Escatológico
Relatos Morales y de muerte
Donante posiblemente presente
Varios iconotextos
Invención/representación
Infriritus est Theasaunis horninitrus
Alba
Altar
Aureola
Biblia
Candelabro
Capa
Espada
Fuego
Incensario
Joyas
Lámpara
Libro
Llave
Rueda
Edad: adulto
Género Masculino/femenino
Imagen dentro de la imagen
Personaje colectivo
Personaje: contacto corporal
Personajes: sagrados y profanos


La cultura barroca es gestual. El gesto complementaba la comunicación visual con gestos de oralidad, de modo que las pinturas “hablaban”. La siguiente información trata de reconstruir la cultura gestual quirológica y quironómica a partir de los tratados y de las frecuencias gestuales en la pintura colonial.

08 ql1 2 972 2 08 QL1 2 oro - Rogar, súplica, misericordia
23a brazo cruzado 23A brazos cruzados
48 qn1 08 16107 copia 48 QN1 08 Rationes profert - Mostrar razones o argumentaciones importantes
Ql1 3 7688 copia 09 QL1 3 Ploro (lloro) - Dolobit : Condolerse, pena, dolor
16 ql2 02 2312 16 QL2 02 Auxilium fero - (llevar ayuda) ; Manumit (libero)- Piedad, ayuda al desvalido, liberar.
N/A
N/A
N/A
Benito Abad
N/A
N/A
N/A
No

Nació en Italia, en la provincia de Nursia, en el seno de una familia noble hacia el año 480. Gran parte de sus milagros fueron conocidos gracias a los escritos que realizó Gregorio el Grande (hacia 540-604), en el libro II de los Diálogos, y recogidos en gran parte en la Leyenda dorada de Santiago de la Vorágine. Después de ser enviado a Roma a realizar sus estudios los deja abandonados a los veinte años y marcha con su nodriza a Enfida, a cincuenta kilómetros al este de Roma. Entre los milagros que se conocen se cuenta: que un día la nodriza deja caer una criba de barro cocido que se quiebra. Sin embargo, es reparada milagrosamente debido a la oración de Benito. Hacia el 500, Benito se retira a la gruta denominada más tarde Sacro Speco, cerca del lago de Subiaco o Sublaco, donde se encuentra con el monje Román; el cual hace descender a la gruta pan que le proporcionaban en el monasterio al que estaba vinculado, con ayuda de una cesta suspendida de una cuerda y advierte a Benito mediante el sonido de una campañilla. Según lo muestra Rivadeneira, Benito fue tentado en varias ocasiones por el demonio que se le presentaba en forma de paloma, mujer o animal con fuego en su boca. En el año 529, funda la abadía de Monte Cassino que tiene gran acogida entre los fieles, y redacta allí la Regla fundamental de la orden de los benedictinos; en la que hacia especial énfasis en el retiro espiritual, huir del ocio, guardar silencio, continua oración, voto de pobreza, ayuno y penitencia. Entre los múltiples episodios que se citan sobre la vida Benito se destaca el que hace referencia a la rebelión de algunos de los monjes del monasterio de Vicovaro, cerca de Tivoli, contra los rigores que les imponía. Uno de ellos intenta matarle dándole un pan envenenado, pero un cuervo domesticado por el santo se lo lleva y salva la vida de su amo. Benito predijo la destrucción de la abadía de Monte Cassino, predicción que se cumplió en tres ocasiones: en el 590, el monasterio es arrasado por los lombardos; en el 823 por los sarracenos y finalmente en 1943 por la aviación de los Aliados. Muerto en este monte, Benito fue enterrado allí con su hermana gemela Escolástica.
Domingo de Guzmán
1221-01-01
N/A
N/A
No

Fundador de la Orden de los Predicadores. Español. Aventajado en los estudios de Filosofía y metafísica, como en las divinas virtudes. Llegado a la edad de 30 años, por imitar a Cristo, comenzó su predicación. En Francia, salvó a cien mil herejes con el arma del Santo Rosario. Entre otros prodigios fué admirable el no haberse quemado el libro que echó el Santo en una hoguera, el de los herejes, efectivamente se quemó. Fundador de la Orden de Predicadores. En Roma vió a San Francisco, y sin haberse visto nunca los dos patriarcas, se conocieron y abrazaron. En Roma se le juntaron 100 religiosos a quienes dió hábito y escapulario blanco, por haberlo señalado la Virgen como vestido de su amada orden. A los 51 años, se le apareció Jesucristo convidándole a los gozos de su reino, murió rodeado de sus hijos ¿?.
Ignacio de Loyola, San
1556-01-01
1609-01-01
1622-01-01
No

San Ignacio de Loyola nació el año de 1491 en Loyola, en las provincias vascongadas, su vida transcurrió primero entre la corte real y la milicia; luego se convirtió y estudió teología en París, donde se le juntaron los primeros compañeros con los que había de fundar más tarde en Roma la Compañía de Jesús. Ejerció un fecundo apostolado con sus escritos y con la formación de discípulos, que habían de trabajar intensamente por la reforma de la Iglesia. Murió en Roma el año de 1556. FUENTE: http://www.corazones.org/santos/ignacio_loyola.htm
Martín de Tours
0400-01-01
N/A
N/A
No

Oriundo de Sabaria en la Panonia (Hungría). A los diez años se hizo catecúmeno; y a los quince en virtud de un decreto imperial fue alistado en la milicia, sirvió en el ejército de Constancio, y después en el de Juliano el Apóstata. Después de su conversión, sufrió azotes y humillaciones en Hungría, donde también pretendió convertir a sus padres, sin embargo, su padre se rehusó. Con sus oraciones resucitó dos muertos. Fue escogido obispo de la diócesis de Tours. Edificó un monasterio, donde vivió algún tiempo con ochenta santos hombres; convirtió inumerables infieles, sanó un leproso con solo besarle, sosegó en Treveris un grave tumulto; y salía de él con tanta copia la gracia de los milagros, que hasta los pedazos de su vestido, las cartas que escribía y las pajas de su lecho obraban milagrosamente curaciones. El Señor lo llamaba para sí, el lo supo, por lo cual expiró plácidamente a la edad de ochenta y un años; y su alma fué vista subir al cielo llevada en manos de los ángeles
San Francisco
2016-03-24
2016-03-24
2016-03-24
No


Atras Edit Delete