0042

Id:42

Arcángel San Miguel
01 Anónimo,
Fecha: 1600-1699
Download

-33.431441
-70.576172
-33.431441
-70.576172

Arcángel San Miguel
01 Anónimo,
Autoría desconocida.
No
01 Óleo sobre tela
Luis Mebold K. S.D.B. Catálogo de pintura colonial en Chile. Obras en monasterios de religiosas de Antigua fundación. Santiago: ediciones Universidad católica de Chile, 1987.

Monasterio Clarisas de la Vic.
Chile
Santiago
Chile
Santiago
N/A

Ángeles
Coro Arcángeles
Miguel
Escudo
N/A


Armadura
Paisaje
Espada
Naturaleza
Celeste / Terrestre
Historia de vida de santos
Sin donante
Inscripción
Inspiración en Nuevo Testamento
S. Miguel
Agua
Alas
Ángeles
Escudo
Espada
Laguna
Manto
Pluma
Edad: adolescencia-Juventud
Escena: simple
Personaje individual
Personajes: Sagrados


La cultura barroca es gestual. El gesto complementaba la comunicación visual con gestos de oralidad, de modo que las pinturas “hablaban”. La siguiente información trata de reconstruir la cultura gestual quirológica y quironómica a partir de los tratados y de las frecuencias gestuales en la pintura colonial.

2587 anonimo hombre sanchez navarro s.xviii mx copia 00 Objetos en las manos
0862 anonimo sor ana mar%c3%83%c2%ada de san francisco y neve xviii mx copia 01 Posición: de Pie
N/A
N/A
N/A
Arcángel Miguel
N/A
N/A
N/A
No

Según la tradición, San Miguel Arcángel fue considerado como príncipe de la Iglesia Católica, jefe de los arcángeles, el Ángel del arrepentimiento, de la justicia, de la misericordia y de la santificación. Al igual que defensor de los hombres y custodio de toda la Corte Celestial. Ostenta el título de “El más grande” de todos los ángeles, tanto para la religión cristina como para la judía y la musulmana. Originalmente fue adorado por los calderos quienes lo adoraban como si fuera un Dios. De allí vendría la inscripción “Quis sicut Deus” que aparece en varias de sus representaciones y que traduce “Quien como Dios”, que quiere decir Miguel. En la Iglesia Católica el culto a San Miguel empezó en la época del Papa Gregorio el Grande, hacia el año 509, como consecuencia de una peste de la que los libró el Arcángel. Una de sus principales apariciones fue datada por Pedro de Rivadeneira, en su libro Flos Sanctorum, en el monte de Gargana; lugar en donde fue edificado un templo en su nombre y celebrada su fiesta, entre el 19 y 20 de septiembre.

Atras Edit Delete